En Guatemala viven mas de 14 millones de personas, 80% del país vive en niveles de pobreza con menos de USD$3 (a pesar de que cifras oficiales mencionan el 51%, o sea 7.8 millones), 13.33% viven en extrema pobreza (viviendo de USD$1.50 diario). La tasa de analfabetismo es del 27.0%. El 59.65% de la PEA (población económicamente activa, un total de 5.7 millones aproximadamente) están subempleados o con empleo informal, sin embargo el doble de la PEA (10.6 millones) se encuentran en edad para trabajar.

Adicionalmente, Guatemala se encuentra en el número 124 del ranking de seguridad de 158 países. En promedio se asiste al colegio sólo 5.59 años (o sea que si empezaste a los 5, te habrás salido del colegio antes de los 11 para iniciar el trabajo laboral – en su mayoría informal, el mendigueo o la extorsión). Según estadísticas recientes de UNICEF, sólo el 65 % de la población ha terminado la primaria y el 40% se inscriben a secundaria.  En 2011 estaban inscritos 312,697 universitarios, pero Guatemala no cuenta con estadísticas o el número exacto personas se gradúan de la universidad cada año.

Pero esto no es lo más triste, sino que el nivel educativo dado a las pocas personas que lo reciben es sumamente pobre. Los requisitos para ser profesor, tanto de primaria, como de secundaria e incluso en niveles universitarios son de pena. Los maestros de algunas escuelas públicas del interior del país ni siquiera llegaron a terminar la primaria, como en el caso de San Agustin Acasaguastlán y muchos otros pueblos en el interior del país.

Pero las Universidades también dejan poco que desear. En Guatemala no existe una entidad que regule la calidad de profesores que imparten las clases, ni que regule a las universidades en base a QUÉ están educando a sus estudiantes. El requisito para ser profesor de la Universidad (en su mayoría) unicamente consta en disponibilidad, que algún otro profesor lo recomiende, una entrevista breve sobre sus valores, que diga que sabe del tema y que acepte el pago. Las Universidades están pidiendo que sus alumnos sean cumplidos con las tareas, que asistan a clase, que pongan atención, que estudien para sus exámenes y que lo hagan con entusiasmo, ¡pero son incapaces de aplicarlo ellos mismos! En otras palabras, ¡no quieres que otros sean mediocres pero tu si te permites hacer tu tarea con mediocridad! Y así se espera que un país como el nuestro prospere.

Recuerdo en mis años de Universidad en Guatemala cuando algunos de mis profesores impartían sus clases con la pereza en su máxima expresión; clases mal preparadas, poco material de apoyo, maestros sin habilidades para hablar en público y que mejor se dedicaron a ser profesores porque no consiguieron “chance” (curro, trabajo, empleo) en otro lado. ¿Quién audita a estos profesores? ¿Quién los evalúa? Si el alumno no le da retroalimentación al profesor sobre la calidad de su enseñanza, cómo se entera él de lo que tiene que mejorar. Y dirán “Es que el alumno no tiene criterio para evaluar la enseñanza del profesor” y les pregunto: “¿cómo calificaría a profesores que tienen alumnos que se duermen en menos de 45 minutos que dura una clase? ¿cómo calificaría a un profesor que al salir de su clase se da cuenta que no aprendió absolutamente nada, aunque fuera con la intensión de hacerlo? Pregunté sobre la retroalimentación y aprendizaje en una ocasión cuando fui profesora universitaria en una centro prestigioso y me respondieron, “la Universidad tiene muy buenas relaciones con las empresas y siguen contratando a nuestros graduandos. Ésto es lo que nos confirma que estamos haciendo bien las cosas”. ¡Casi como si tuviera que esperar hasta el final de mi vida para ver si hice la plata que necesito! En el fondo ni siquiera se sabe si ¿hizo un buen trabajo el profesor de estadística en enseñarle los elementos básicos para analizar un estudio de mercado? ¿hubiera podido hacerlo mejor? ¿hizo la clase entretenida y dinámica para que estos conocimientos se quedaran grabados más alla que el exámen final?

Para trabajar en las empresas, los candidatos/empleados/estudiantes necesitan conocimientos prácticos para solucionar problemas. ¿Cómo es que la universidad no nos enseña a cómo tratar a un cliente molesto? ¿a realizar un flujo de caja y presupuesto para nuestras cuentas personales? o, ¿por qué no nos enseña a cómo mejorar nuestra imagen personal para vernos más profesionales? o, ¿será que la Universidad se desentiende de enseñarte cosas básicas de la educación? ¿A caso la Universidad no es la que nos prepara para la vida profesional? ¡Son elementos básicos para trabajar en una empresa!

¿Que piensas tu de cómo se puede mejorar la calidad de la educación en Guatemala? ¿En Centroamérica?

Déjanos tu comentario…

Post por: Catherine Irving-Bell

Síguenos en: @quebuencurso

QueBuenCurso.com es una página para crear, recibir o impartir cursos por internet sin importar la hora, el lugar o el tiempo disponible, todo a un precio accesible y con una experiencia increíble.